sábado, 5 de marzo de 2016

HORIZONTES LEJANOS Y DIVERGENTES

Y en ese preciso instante, mientras estaba absorta mirando al horizonte a 2000 km de su hogar, tuvo una iluminación 💡. Ella por fin había dejado de ser una niña y se había convertido en una mujer feliz y llena, que se encontraba en el punto àlgido de su plenitud. Se resignó y por fin entendió que el Mundo era un lugar hostìl. Ahora no tenía dudas, sabía perfectamente cuales eran sus anhelos y sus hastíos. Era el momento de quitarse la corona de princesa y ponerse la armadura de guerrera. La vida nos pone pruebas y ella iba a demostrar de qué pasta estaba hecha...

No hay comentarios:

Publicar un comentario