domingo, 11 de enero de 2015

NI SOY CHARLIE NI SOY TERRORISTA

Antes de todo quiero decir que condeno y desprecio el asesinato de las diecisiete personas en los atentados de París a manos de fanáticos ignorantes ,que no respetan el Islam. Aclaro también que provengo de un padre musulmán y una madre cristiana, soy el fruto de la tolerancia y transigencia de dos personas de distinto credo. Por convicciones personales, sin ningún tipo de imposición he decidido ser de confesión musulmana pero no practicante. Explico esto para que no se me tache de extremista o prosalafista. Soy el arquetipo perfecto para demostrar que no todas las mujeres musulmanas están oprimidas.
No me identifico con el movimiento #jesuischarlie, no por ser musulmana sino por tener sentido común y ser coherente con mis valores.
Los seres humanos tenemos muchos defectos y entre ellos el que más odio es el cinismo. Tenemos la fea costumbre de alabar y engrandecer a las personas que acaban de morir a pesar de que en vida hayan sido unos desgraciad@s. Desde pequeña me han dicho no se habla mal de los muertos... Y en este clima de falsedad, esta semana un montón de pseudocharlies que desconocían la existencia de esta revista hace un mes, se han llenado la boca hablando de libertad de expresión y de laicidad.
Para mi Charlie Hebdo es una porquería burda, zafia e irrespetuosa. Incita al odio, atenta contra la dignidad de muchas personas, una provocación gratuita y simplista que fomenta en muchas ocasiones el racismo. Obviamente que esto no justifica el asesinato de sus trabajadores, pero jamás me identificaré con una revista que se mofaba de la muerte de miles de personas en Egipto. Me repugna que alegando libertad de expresión se pueda ofender y humillar con total indecencia. Una cosa es la libertad de expresión y otra muy distinta la libertad de injuriar y humillar. "La libertad termina donde comienza la del otro"! Pero lo peor de todo es que mucha gente no sabe que el dibujante Siné fue despedido de Charlie Hebdo por un dibujo antisemita. Uy, esto no encaja con el símbolo de libertad de expresión que quieren que represente Charlie Hebdo. Claro, ahora entiendo. Insultar y humillar a todos los musulmanes del mundo es libertad de expresión, somos unos retrógrados salvajes sino estamos de acuerdo con que se mofen de nuestra religión más vale que nos larguemos de Occidente ( me han soltado hoy esta barbaridad), no obstante en cuanto se critica a los judios hay que censurar. Acaso una religión tiene más valor que otra? Una es intocable y otra objeto de mil burlas. Me río yo de la Igualdad y Libertad que predica Francia. Si tanto enalzan la libertad de expresión por qué el primer ministro Valls censuró hace unos meses los shows del humorista Dieudonné acusándolo de antisemitismo, a pesar de ser mucho más moderado y menos hiriente que las publicaciones de Charlie Hebdo... Falsos de mierda, asco me dais. Y por qué nadie se inmutó tras el asesinato del caricaturista palestino Naji al-Ali el 22 de julio de 1987 a manos del Mossad que fue víctima también de un crimen contra la libertad de expresión. Parece ser que en este mundo pusilánime todas las vidas humanas no tienen el mismo valor y todos los ciudadanos no tienen el mismo derecho a la libertad de expresión.
El colmo de la hipocresia ha sido la manifestación grotesca de hoy, en teoría era una marcha antiterrorista pero la encabezaba el mayor terrorista de Estado del planeta: Netanyahu. No sé si reírme o llorar cuando Mariano Rajoy se manifiesta a favor de la libertad de expresión de los franceses y promueve la ley mordaza en mi país. Y qué decir de que Francia un país que no deja de declararse laico haya terminado el homenaje en una sinagoga y con varios representantes políticos llevando una kippa...
Me parece todo muy incongruente e inmoral , por estas razones y muchas más NO soy Charlie, yo prefiero ser los policías asesinados por unos fanáticos por defender a otros fanáticos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario