martes, 29 de octubre de 2013

CUIDADO ALGUNAS PALABRAS SON LETALES

Será cierto lo que afirman varios científicos sobre que el amor es únicamente una molécula caduca y fugaz que tan sólo dura unos años ?
Qué pasa cuando el amor, la pasión y la ternura se convierten en rencor, faltas de respeto y resquemor?
Dicen que el amor es antónimo de orgullo, no obstante el orgullo es una característica innata en la mayoría de seres humanos, incluso de los que están enamorados.
El orgullo muchas veces nos hace decir cosas que no sentimos, ni pensamos. Para el emisor, son sólo palabras en el viento, fruto de un momento colérico, pero para la persona a quien van dirigidas, esas mismas palabras son cuchillos directos al corazón. 
Se suele decir que las palabras no cuentan, que lo importante son los actos. No es cierto, las palabras llenas de rencor y de odio lastiman y perduran en las memorias.
Es vital medir lo que decimos y nunca hablar sin reflexionar anticipadamente. Hay que tener en cuenta la envergadura de nuestros vocablos y en lo que pueden derivar. Debemos ser empàticos y antes de pronunciarnos ponernos en el lugar de nuestro receptor.
Un ejemplo gráfico para ilustrar lo que intento explicar: Coged un papel y arrugadlo, ahora  volved a ponerlo liso. No podéis verdad? Es imposible.
" El corazón de las personas es como el papel, la impresión que dejas en el corazón de la persona que atacas y dañas, será tan difícil de borrar como esas arrugas del papel..."
Así que ya sabéis, pensad bien lo que vais a decir cuando estáis enfadados, de hecho yo soy la primera que me lo debo aplicar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario