martes, 29 de octubre de 2013

CUIDADO ALGUNAS PALABRAS SON LETALES

Será cierto lo que afirman varios científicos sobre que el amor es únicamente una molécula caduca y fugaz que tan sólo dura unos años ?
Qué pasa cuando el amor, la pasión y la ternura se convierten en rencor, faltas de respeto y resquemor?
Dicen que el amor es antónimo de orgullo, no obstante el orgullo es una característica innata en la mayoría de seres humanos, incluso de los que están enamorados.
El orgullo muchas veces nos hace decir cosas que no sentimos, ni pensamos. Para el emisor, son sólo palabras en el viento, fruto de un momento colérico, pero para la persona a quien van dirigidas, esas mismas palabras son cuchillos directos al corazón. 
Se suele decir que las palabras no cuentan, que lo importante son los actos. No es cierto, las palabras llenas de rencor y de odio lastiman y perduran en las memorias.
Es vital medir lo que decimos y nunca hablar sin reflexionar anticipadamente. Hay que tener en cuenta la envergadura de nuestros vocablos y en lo que pueden derivar. Debemos ser empàticos y antes de pronunciarnos ponernos en el lugar de nuestro receptor.
Un ejemplo gráfico para ilustrar lo que intento explicar: Coged un papel y arrugadlo, ahora  volved a ponerlo liso. No podéis verdad? Es imposible.
" El corazón de las personas es como el papel, la impresión que dejas en el corazón de la persona que atacas y dañas, será tan difícil de borrar como esas arrugas del papel..."
Así que ya sabéis, pensad bien lo que vais a decir cuando estáis enfadados, de hecho yo soy la primera que me lo debo aplicar...

NO ME VOY, ME HAN ECHADO!

Con lágrimas y el corazón destrozado me despido de mis padres, no tengo otra alternativa ya que me ha tocado nacer en una sociedad defectuosa y corrompida que ademas ha robado el futuro de los jóvenes y destrozado nuestros sueños. Nos han estampado contra una cruda realidad que ellos han creado para poder retirarnos los pocos derechos que teníamos.
Nos obligan a exiliarnos y alejarnos de nuestras familias si buscamos un futuro fructífero .Yo no me voy a mi como a tantos otros jóvenes nos han echado de esta Europa en declive!

lunes, 29 de abril de 2013

LO QUE EL HOMBRE DE LOS MURALES PINTABA BAJO SU ESPÍRITU TAN RESERVADO

La mejor mujer que tuve … uno sesenta o algo más de estatura, una altura muy común en una mujer Española o al menos eso creo o dicen, morena, ojos negros, piel blanca, de unos veintisiete años.
En cuanto la vi lo primero que me llamo la atención, fueron sus ojos, de ellos su color, mirándolos fijamente se podía ver a su alma hipnotizar la totalidad de mi ser, pero no un alma calmada, sino todo lo contrario, un alma embravecida por una fuerte tormenta, una tormenta que haría temblar al màs experto meteorólogo del mundo en un desacierto.
Parecía como si con ellos quisiese penetrar hasta lo más recóndito de mí ser, y hacerme caer a sus pies convertido en su más ferviente esclavo.
Esos dos mares estaban ubicados a cada extremo del más bello paisaje que el tiempo guarda con recelo por la lozanía de las curvas casi perfectas de su piel, piel que le sirve de funda para camuflar la felicidad de una sensual risa con la que podría atrapar a la más temible presa del bosque de la vida.
Sobre ellos las cejas, que aunque pobladas, perfectamente hechas dibujan los gestos más elocuentes y contorneándose como las olas del mar van dando forma a la tempestad del tiempo, generando pequeñas ondulaciones de amargura o mansas aguas cuando está llena de felicidad.
Luego me encontraba con un empinado deslizadero que me llevaba en un segundo a recorrer la finura que la naturaleza interpreta cuando sabia se le acredita.
Debajo de ella estallaban de color unos carnosos labios de un fino color que rebotaba en mi prudencia para no controlar la seguidilla de pasiones escondidas que esa figura tan provocativa incendio en mí.
Todo este conjunto de elegantes y sofisticadas descripciones iban acompañadas de unos generosos pómulos que me perdían en el más suave roce que ese par de bellas dunas dignas que solo una reina puede tener.
La cabeza se cubría por unos cabellos negros…
Estos caían a los lados de su cara, cubriendo ligeramente su lado derecho, eran lisos, pero parecían como un poco despeinados, dándole así cierto aire de rebeldía que pervertía siendo cómplice de la seducción perfecta y que acababan cerrándose en el principio de su delgado y fino cuello siempre con ese maravilloso olor, que desde esos tiempos no he olido.
Vestía muy elegante, pues es una mujer de mundo pero que a la larga conquistó mi mundo con esas blusas o vestidos escotados que pervertían mis sueños pero que siempre respete.
Tenía calzados unos zapatos de tacón alto que hacía que sus piernas fuesen aun más esbeltas, pero fuera de todo ese maravilloso desfile de palabras elegantes y bien cuidadas y la procesión de rasgos tan casi perfectos estaba un corazón muy bello del que yo me enamoré y ella también…
Hace un tiempo la encontré otra vez… y no saben qué? …. Me enamoré
                                                         Fin



                                                                                     José Manuel Ramos Aliaga

miércoles, 30 de enero de 2013

HUNDIMIENTO EPICO

Cuando parece que el mar esta apacible,tranquilo y que todas las tormentas han dejado paso a la calma de repente el barco, bote, tripulantes o mejor dicho la tripulante se hunde...
Es como si limpiases una habitación pero metieras toda la porquería debajo de la alfombra, a primera vista parece que todo esta ordenado y aseado, pero en vez de haber destruido lo que molesta solo lo has escondido.
Creias que habías empezado a forjar un camino, pero te das cuenta que solo has caminado en una cinta andadora que acaba volviendo siempre al principio del recorrido.
Qué sucede cuando te percatas que todos los esfuerzos que has hecho han sido en vano, o peor aun que las decisiones que pensabas acertadas han sido un fiasco?
Qué pasa cuando por fin comprendes que has estado tirando piedras contra tu propio tejado y que tu solita te has cortado las alas que te permitían volar?
Es duro saber que te has equivocado, pero más duro es saber que tienes a mucha gente con quien hablar pero nadie que te escuche o ayude realmente.
Me siento como cuando Blancanieves totalmente desprotegida y perdida se adentra en el bosque oscuro donde le acechan mil peligros. 
Estoy entrando en una espiral autodestructiva o estoy saliendo de ella?
Al menos sé que soy la única que puede salvarme o por el contrario condenarme. Una vez más, todo depende de mi...