viernes, 19 de octubre de 2012

LA GENERACIÓN DE LA FRUSTRACIÓN

En esta severa época de crisis, las mayores víctimas son los jóvenes. La desilusión y el desanimo se respiran en el ambiente, la falta de oportunidades y la precariedad que afectan a la población más joven fomentan la depresión y el conformismo.
Vemos como nuestros sueños más anhelados se van esfumando poco a poco pero somos incapaces de reaccionar,  nos sometemos al fatalismo resultante de nuestra sociedad capitalista.
Desde pequeñitos el sistema nos ha lobotomizado a todos, creándonos falsas necesidades. Nos han metido en la cabeza que debemos estudiar para conseguir un buen empleo y ser alguien de provecho, tenemos que encontrar a nuestra media naranja, formar una familia, comprar un perro y un chalet con jardín, para ellos esta es la receta perfecta para obtener la felicidad...
Pero ahora que durante años nos hemos roto los cuernos estudiando, parece ser que el empleo que nos prometieron no existe, su mentira ha alimentado nuestra frustración  nos sentimos inútiles y también estafados.  Estamos perdidos, desorientados, ya no sabemos si debemos emigrar a otro país para probar suerte o mejor aun a otro planeta, porque la Tierra se ha convertido en el Infierno de Dante. 
La misma situación se produce en el plano amoroso, nos han bombardeado desde nuestra más tierna infancia con mil y una historias sobre príncipes azules, todas lo esperamos con impaciencia , pero tampoco existe, es pura fantasía. Al final nos resignamos con el menos malo, nos amoldamos a pesar de no obtener lo que tanto habíamos ansiado en otra época, en la cual todavía se nos permitía soñar....
Nos hemos estampado de pleno contra la brutal realidad, nos hemos dado cuenta que nos han motivado a base de mentiras, somos la generación de la frustración...