martes, 12 de junio de 2012

LAS PRINCESAS NO ENCAJAN EN ESTE MUNDO.

Ella era diferente, especial, incluso rara, como si fuera de una dimensión paralela y por un error del destino la hubieran colocado en un mundo que no le correspondía, que no estaba hecho para ella.
Muy pocas personas la entendían, y menos aun la conocían de verdad, ella era como un jeroglífico sin descifrar.
A causa de su fragilidad , por su extrema sensibilidad y por miedo a ser lastimada  evitaba mostrar su verdadera esencia. No le importaba que los ignorantes la tacharan con epítetos que no la describían, porque al menos así ella se sentía protegida, todos desconocían su desmesurada delicadeza.
Ella no quería ser prisionera de la rutina, no obstante era presa de su libertad. 
Para ella su mundo onírico prevalecía ante el real, jamás cesaría de soñar, era su mejor forma de evasión. Dormía poco, pero soñaba mucho, ella tenia demasiada conciencia para poder dormir plácidamente , eso se lo dejaba a los mortales que la rodeaban y se resignaban .
Se definía a si misma como una inhumana, no quería tener nada que ver con el resto de Hombres que habitaban el planeta y que destruían todo lo que creaban, ella pertenecía al Universo.
Era una idealista nata que no cesaba de hacerse preguntas y cuestionar hasta lo más evidente, su máxima ambición era coleccionar quimeras.
El mayor placer de su vida consistía en hacer  todo lo que la gente y la falsa moral de la sociedad le prohibían. 
Cerraba sus ojos para poder ver con claridad. 
Para no llegar a perder la razón prefería vivir en su ficción, perdida entre las nubes contando estrellas y empachándose con grosellas...

viernes, 1 de junio de 2012

QUERIDAS CORNUDAS





                           
                             Queridas cornudas, 
Siento deciros que en vuestros ataques de ira y frustración cuando por fin abrís los ojos os equivocáis de blanco.
La culpa de que no podáis entrar por las puertas es vuestra o de vuestros queridos amores, no intentéis endosar a las amantes el fracaso de vuestras relaciones.
Buscáis un culpable y creéis que las amantes son sucùbos pérfidos que engatusan a vuestros pobres príncipes azules. Despertad no tenéis príncipes sino lobos feroces que solo sueñan con comerse a caperucitas como yo... Ellos son los que insisten durante meses y hacen todo lo posible para seducirnos. 
Si tenéis algo que reprochar es a vuestros maridos, novios o compañeros, a nosotras no nos conocéis y no os debemos ningún respeto.
Me hace gracia cuando vais de dignas y nos recrimináis nuestra indecencia, pero si yo soy soltera puedo hacer lo que me dé la real gana. Además yo me pregunto quien es más inmoral una mujer soltera y libre que sucumbe al cortejo de un golfo infiel o la cornuda sumisa que perdona la infidelidad y acaba con su más ínfima dignidad. A pesar de vuestros prejuicios, yo tengo unas convicciones inquebrantables, jamás seré infiel y nunca aceptaré una infidelidad, porque es una humillación terrible que ninguna mujer debería consentir. Si en alguna que otra ocasión  he estado con un hombre con pareja ha sido para poder chantajearlo y torturarlo, para que aprenda que a las mujeres hay que respetarlas. Deberíais ser agradecidas siempre os devuelvo a vuestras joyitas domesticadas y reformadas.
No olvidéis que de los cuernos y de la muerte no se salva nadie...