lunes, 9 de enero de 2012

LA INTELIGENCIA ES INVERSAMENTE PROPORCIONAL A LA FELICIDAD...




Últimamente siento una angustia sin motivo aparente. Me siento desubicada y perdida  en mi entorno. Todo me aburre y me cansa, nada suscita mi interés. Me siento diferente a todos, o a casi todos porque afortunadamente conozco a algunas personas que sienten lo mismo que yo. Estoy asqueada de estar rodeada de gente sin inquietudes, conformistas que se retroalimentan con su imbecilidad permanente y lo peor de todo es que esos estúpidos son más felices que yo. 


Creo que desgraciadamente, la inteligencia crea una sensibilidad exacerbada, te fragiliza y por extensión te hace sufrir. Estar por encima de la media de los paletos de nuestra sociedad  crea un estado de aislamiento y desazón que merma nuestro potencial.Muchos se pasan la vida buscándose entre sí para establecer relaciones gratificantes, libres de dependencias y temores, pero la tarea es ardua y no siempre exitosa. Lo màs triste de todo es que muchas personas valiosas y capaces  acaban adoptando actitudes idiotas por pura desesperación y para no desencajar.

Es un hecho irrefutable los tontos en su maldita ignorancia son mucho más felices que las personas inteligentes. Las personas inteligentes, piensan más , tienen dudas existenciales, se ponen metas y todo esto les puede acarrear estrés, insatisfacción, mal humor, en resumidas cuentas infelicidad...
Si valoramos esta situación según la teoría  de la inteligencia emocional : si somos más tontos somos más felices y por lo tanto más listos...
Personalmente, prefiero ser menos lista e infeliz, a ser una tonta , inculta, sin educación moral y académica que se deja manipular y no tiene ningún tipo de visión para la vida.
Al fin y al cabo yo siempre seré una mujer polémica que ha arrojado sus entrañas a un ventilador, una mujer disidente que en vez de aventar maldiciones arranca besos irrevocables. Una mujer que dejo de ser otaria desde que nació...

1 comentario:

  1. No te preocupes... A mí me pasa igual que a ti: soy republicano y me gusta cada vez menos el sistema monárquico español; soy de izquierdas y veo que casi todos los políticos son de derechas; soy un chico de sacar 7 u 8, y vivo rodeado de paletos; soy moral, y veo miles de matanzas en las noticias y en las películas; soy algo feo, y me ven muy guapo; creo mi propio estilo, y todo el mundo va a la moda; de tantos anuncios me estoy cabreando con el capitalismo;... Yo también dejé de ser lo que quería desde que nací (por eso me detectaron "ásperger"). Y ya que tenemos experiencias paralelas, creo que deberíamos conocernos, y unirnos para cambiar el mundo.

    ResponderEliminar