miércoles, 17 de agosto de 2011

SALIR CON CHICOS DE ANUNCIO ES CONTRAPRODUCENTE

Ella siempre había predicado que la belleza era superflua y que la verdadera se encontraba en el interior...
Su primer gran amor no era guapo, pero ella lo amo con todo su alma. Lucho contra cielo, mar y tierra para defender su amor, pero se encontró con muchas oposiciones y tuvo que soportar comentarios hirientes del tipo: Qué hace con ese? Esta ciega? Se ha vuelto loca!
Menos mal que no le afectaban, los ignoraba y se compadecía por esa exacerbada frivolidad que caracterizaba a todos los que la rodeaban. 
Pero llego un momento en el que hasta su propio padre se opuso alegando que ella merecía estar con un hombre más bello, todas esas opiniones y problemas externos terminaron quebrando la relación.
Después de esto, ella quiso justificarse y demostrar a todos los idiotas que la habían criticado, que ella podía estar con todos los hombres guapos que quisiera, así que empezó a obsesionarse con coleccionar hombres lindos.
Estuvo con varios chicos de anuncio, la verdad es que lo único bueno que tenían era el físico, estaban vacíos, no tenían inquietudes y le irritaba que se mirasen al espejo más que ella... Ella los utilizaba como pasatiempo, eran sus toy boys, pero al final acababa asqueada y no quería volver a saber nada de ellos, pero desgraciadamente, los tenía que seguir viendo en los anuncios de la televisión...
Pero el último chico de anuncio, fue diferente, con él, no tuvo una relación trivial y frívola, por él si que sintió, e hizo que ella se sintiera especial.
Ella se derretía, cuando él le cantaba alguna canción o cuando le tocaba el piano, se sentía inmortal entre sus brazos y quería que el mundo se parase cuando los dos estaban en la cama...
Por complicaciones de la vida, se tuvieron que separar, lo único que ella deseaba era olvidarlo, sacarlo de su mente, pero desafortunadamente lo veía todos los días en pancartas publicitarias por toda la ciudad... Así era imposible olvidarse de él.
Por suerte, su estancia ahí era temporal, respiro aliviada, el día que subió al avión que la llevaría a miles de  kilómetros de él, ya no tendría que toparse todos los días con su mirada y su sonrisa y por fin podría relegarlo a un segundo plano. 
Moraleja de la historia: los chicos de anuncio son contraproducentes la mayoría no son interesantes y en el caso de que encuentres uno que lo sea,  olvidarlo será un infierno porque lo verás hasta en la sopa...




No hay comentarios:

Publicar un comentario