martes, 1 de marzo de 2011

DEFINITAVEMENTE, EL KARMA ME ODIA...

De acuerdo, soy mala, bueno no soy mala, tengo buen fondo, nadie lo puede negar, aunque sea muy muy muy al fondo...
Pero desgraciadamente el Karma no ha debido percibirlo, porque me detesta.
 Qué injusta es la vida! Ahora que me voy a miles de kilómetros durante muchos meses, aparecen en mi puerta hombres que cumplen mis expectativas, inteligentes, con carrera, simpáticos, que me hacen reír  y lo más fundamental  de todo: hombres que me aprecian por mi interior y no me quieren únicamente como un bonito trofeo.
Dónde se habían metido este último año??? Creía que se habían extinguido, ya que solo me codeaba con zafios, arrogantes, sin porvenir ni futuro.
En vez de verlo como una mala pasada que me está jugando el Karma, me contentaré a mi misma pensando, que por fin la suerte me empieza a sonreír. 
Quizás el Karma no me odie tanto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario