jueves, 17 de febrero de 2011

YO NO ME CALLO NI DEBAJO DEL AGUA

En un mundo aséptico,aleatorio, donde nos gusta encasillar a las personas, ponerles bonitas etiquetas y ser siempre políticamente correctos, yo continuo a reivindicar la libertad de expresión que es para mi el pilar fundamental de la democracia. 
La libertad de expresión es uno de los derechos fundamentales más importantes del ser humano, es imprescindible para preservar el respeto y la armonía.
El derecho a la libre expresión es uno de los más amenazados, tanto por gobiernos represores que quieren impedir cambios, como por personas individuales que quieren imponer su ideología o valores personales, callando a los otros.  
No permitamos que nos corten la lengua con la tijera de la intransigencia. 
Basta de estar callados. Por hablar no vamos a perder más de lo que perdemos callados
Vamos a hablar en voz alta ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario