miércoles, 23 de febrero de 2011

HAY QUE LUCHAR Y SEGUIR LUCHANDO AUNQUE SOLO SEA PREVISIBLE LA DERROTA...

S: No sabes como me ha hablado, me hace sentir fatal, nunca nadie me ha hablado así, tu ya sabes como soy...
I: Pero a ver, tu siempre dices que el tipo te mete caña como a ti te gusta meterla, lo defines casi como una competición. Pues igual es simplemente que te ha ganado, por una vez eres tu la que sale mal parada...
S: Pues ya sabemos todos que es la maldita horma de mi zapato, yo puedo con todos menos con él, pero yo le quiero...
I: Tómatelo como una lección de humildad.
S: Que no, que él no para de humillarme  y despreciarme. Nunca me había pasado nada igual, te juro que no entiendo nada.
I: No vas a ser siempre tu la que haga lo que le da la gana. Yo soy tu confidente, cuantas veces nos hemos reído de tus amiguitos, cuando has venido a contarme tus jueguecitos!
S: Vale, lo sé. Pero da la casualidad que éste es el único que quiero y así me lo paga???
I: Igual no es tanta casualidad...
S: A qué te refieres?
I: Te gusta porque es el único que no puedes dominar o crees que te gusta porque se ha convertido en una obsesión por querer dominarlo. Si lo tuvieras, pasarías de él, lo mandarías a la mierda. Estoy seguro, te conozco como si te hubiera parido... Además si le quisieras como dices no estarías con otros.
S: Ya, eso también lo he pensado yo. Estoy muy contenta con otros...
I: Ahí lo tienes. No le quieres es un reto para ti y punto.
S: Como hago para olvidarme?
I: Aceptando que puedes perder.
S: No, eso jamás,  yo no me resigno, no pierdo nunca, tiempo al tiempo, si no se puede a las buenas pues tendrá que ser a las malas...
I: Que miedo me das... 

1 comentario:

  1. Sin palabras, muy cierto, me Encanto, Felicidades!!!

    ResponderEliminar