martes, 4 de enero de 2011

UNA FANTASIA REALIZADA SE CONVIERTE EN UN SUEÑO DESAPARECIDO








Del latín phantasĭa (que, a su vez, proviene de un vocablo griego), la fantasía es la facultad humana que permite reproducir, por medio de imágenes mentales, cosas pasadas o representar sucesos que no pertenecen al ámbito de la realidad. Estos sucesos pueden ser posibles o irrealizables.



Las fantasías son comparables a las drogas duras. Cuanto más las usas, más abusas de ellas y acaban convirtiéndose en adicción...

La realidad nunca es tan embriagadora como la fantasía.

El concepto de algo prohibido es lo que acrecienta el lado excitante . Por lo tanto si las realizamos, se perdería ese poder erótico.

En nuestra imaginación siempre tenemos todo bajo control, somos realizador, espectador y actor, no obstante la realidad no suele ser siempre así.

He perdido la cuenta de todos los hombres que me han dicho que fantasean conmigo, pero prefiero que siga siendo así, que sea imaginario, porque las fantasías que nunca se realizan , perduran para siempre en la memoria, son eternas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario