jueves, 27 de enero de 2011

ME INTERESA MÀS LA CAZA QUE LA PRESA

Afortunadamente o desafortunadamente siempre termino consiguiendo lo que quiero o mejor dicho al que quiero, aunque solo sea un instante...  Sin excepción, antes o después he tenido lo que he anhelado( los más guapos ,inteligentes ,populares , ennoviados), algunas veces me ha costado, otras ha sido efímero, pero siempre han sucumbido todos... No debería quejarme, no obstante ser constantemente complacida induce a desvalorarlo todo, a no darle importancia a nada. Terminas siendo prisionera de la trivialidad y la ligereza...
Por lo tanto, yo prefiero la caza a la presa, la guerra a la victoria, la seducción a la posesión,  el juego a la ganancia...
Yo disfruto del desafío que representa la seducción , pero una vez que se adquiere lo que se quiere, ya no hay emoción, ya no hay placer. La única solución es buscar una nueva meta y que esta vez sea más inalcanzable.Cuanto más difícil me lo ponen más me gusta...
La caza procura adrenalina y felicidad, no hay nada más reconfortante que ver a tu presa atrapada, sometida y sin resistencia alguna.
Muchas personas hacen que la seducción sea su modo de vida, coleccionan únicamente principios. Para ellos la secuencia amorosa es breve, el final casi coincide con el principio... Pero no dice el dicho popular que lo bueno si breve dos veces bueno?
Se trata de anteponer las situaciones  a las personas, las sensaciones a las emociones.
Yo solo quiero lo que no puedo tener...

No hay comentarios:

Publicar un comentario