lunes, 24 de enero de 2011

LAS SULTANAS NO LLORAN, SE TRAGAN SU DOLOR.

Las sultanas no lloran, se tragan su dolor.
Las sultanas no se doblegan ante nada ni ante nadie.
Las sultanas no se dejan influenciar por falsos prejuicios.
Las sultanas no permiten que otros decidan por ellas.
Las sultanas no dan importancia a las opiniones ajenas, actúan según su conciencia.
Las sultanas no se caen sin levantarse más fuertes.
Las sultanas nunca se comportan de manera indigna, siempre van con la cabeza erguida.
Las sultanas no se rinden, resisten y luchan hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario