lunes, 17 de enero de 2011

***



Llévatela contigo
que a mí
me está volviendo loco;
menuda hembra,
cómo es,
mucha experiencia
hay que tener
para domarla un poco.

Llévatela contigo
que a mí
me está volviendo loco;
también la quiero
conquistar
pero es tan brava
que al final
no puedo yo tampoco.

Torero,
para estar a su lado
hay que ser torero
y medir la distancia
que va a su cuerpo.


No hay que andar confiado
ya en su terreno
porque,
porque pueden herirte
sus ojos negros...

Torero,
hay que ser tan valiente
como un torero
para ir sin capote
a robarle un beso.

Para hablarle de cerca,
sin burladero,
hay que ser
torero,
torero,
torero.

Llévatela contigo
que a mí
me esta robando el sueño
porque la quiero enamorar
pero me falta habilidad
para cambiar su genio.

Llévatela contigo
que a mí
también me roba el sueño
porque no tiene corazón
y es peligrosa
en el amor;
yo ya le tengo miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario