viernes, 8 de octubre de 2010

EL ARTE DE SER UNA FEMME FATALE


Algunas mujeres con un simple parpadeo de ojos ponen a los hombres a sus pies. Brujas, súcubos o femmes fatales... Como el escaparate de un sexshop , una devoradora de hombres brilla, repugna y fascina. Todo el mundo quiere saber de donde proviene la atracción repulsiva que ejercen este tipo de mujeres. La femme fatale es una mujer temible que manipula a los hombres y a su entorno gracias al dominio de su imagen, cuerpo y emociones.
Independiente afectivamente y financieramente , no espera nada de nadie y solo se quiere a sí misma. Es inalcanzable, su pasado y vida sexual son un misterio. Actúa muchas veces como un hombre, se permite todo tipo de excentricidades, nunca se niega nada. No obstante detrás de ese caparazón, se suele esconder a menudo un alma sensible, con un pasado doloroso. A base de golpes ha aprendido a exteriorizar la fiera que todos llevamos dentro cuando nos sentimos amenazados. Es un ser extremadamente vengativo. De vez en cuando, se ofrece algún que otro amor sàfico... La femme fatale difiere del mítico sex-symbol descerebrado porque ella intimida el orden moral, rompe el status quo, transgrede las costumbres y reglas. Es libre, porque no le importa lo que digan y piensen de ella los demás...

No hay comentarios:

Publicar un comentario