lunes, 20 de septiembre de 2010

LAS MUJERES Y LA POLITICA


La presencia de las mujeres en el terreno político suaviza necesariamente las costumbres, humaniza los comportamientos y transforma el ejercicio del poder en acto de virtud... La batalla para que las mujeres accedan al mundo de la política permanece legítima y necesaria , porque creemos en la igualdad de sexos. Ninguna mujer debería ser víctima de discriminación. Pero a partir de este principio, las extrapolaciones sobre las supuestas ventajas de la feminización de la clase política dependen màs bien de la ideología o de una concepción idealizada de la naturaleza de la mujer.

Sarah Pallin, Hillary Clinton, Ségolene Royal, María Teresa de la Vega, tan diferentes entre ellas, no obstante son todas mujeres con mucho carácter, que no se dejan llevar por sensiblerías y han conseguido alzarse por encima de sus rivales, gracias a su ambición, pugnacidad y sangre fría; atributos muy poco "femeninos"...

Debemos acabar de una vez, con estas supuestas cualidades específicas de un sexo u otro. La política es un terreno de enfrentamiento, competición, donde la búsqueda del poder implica traición , finta y manipulación. Una mujer política que rechaza estas prácticas no tiene mucho porvenir.

Tampoco quiero decir que la política sea exclusivamente para cínicos y arribistas pero si que hay que admitir que las mujeres que quieren gobernar o gobiernan deben tener las mismas habilidades que sus colegas masculinos.

La mujer moderna, liberada, emancipada, ambiciosa, a menudo en búsqueda de poder ha roto la imagen de discreción, modestia y delicadeza de la feminidad. La imposible distinción de sexos en el espacio público se ha convertido en la realidad de nuestra época.

Es fundamental que hoy en día las mentalidades escleróticas del conservadurismo evolucionen! Gobernar no es cuestión de sexos sino de aptitudes humanas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario