jueves, 7 de mayo de 2009

LA CRISIS


Ante una crisis mundial, suscitada por una irracionalidad de los sistemas economicos y en particular bancarios, ante el miedo de perder el poder adquisitivo, por no poder obtener el crédito para comprar el coche de nuestros sueños o la casa que deseamos, estamos olvidando lo que es realmente importante en la vida.
Nuestros miedos no estàn bien fundados. De tanto querer un bienestar material, procedente del consumo, nos olvidamos de lo que realmente importa. Las relaciones humanas, la alegria, la risa, la compasion, la generosidad gratuita e incondicional. Realmente no necesitamos todos esos bienes materiales que hacen que olvidemos la verdadera felicidad, la consumicion nos pervierte!
La verdadera felicidad (quizas parezca estupida diciendo esto, pero reflexionar sobre ello) se encuentra en las cosas simples de la vida.
Intento demostrar la inutilidad creciente de los nuevos modos de consumismo y de los derroches excesivos. No pongo en duda su existencia, sino su utilidad y la manera en la que hacemos uso.
Obviamente, no reivindico la ausencia total de consumo, lo que quiero decir es que el hecho de consumir màs no aporta la felicidad, solo participa de manera parcial en ésta...
En época de crisis, hay que ver lo esencial. Mirad a vuestro alrededor, disfrutad de la vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario