domingo, 8 de marzo de 2009

SEXO Y LEY


Nuestra sociedad se ha liberado de las categorias de normalidad y anormalidad sexual que antiguamente eran el calvario de tantos. Y no me refiero unicamente a la homosexualidad, sino a cualquier practica que se saliese del repertorio sexual de cualquier pareja clasica. Hoy contabilizamos con orgullo el incremento estadistico de practicas como la felacion, la sodomia y el cunnilingus, como si vinieran a enriquecer el disfrute de un pais que esta ya extasiado con placeres esteticos y gastronomicos.
Para demostrar que ya no se adhiere a un concepto normativo de la sexualidad y que se acepta todo tipo de diversidad, se ha introducido en la ley la nocion de "sexual". Se ha redefinido el termino de violacion como "todo acto de penetracion sexual de cualquier naturaleza". La jurisprudencia de antaño solo aplicaba la violacion en caso de coito vaginal. El problema es que no es facil ver la diferencia entre penetracion sexual y penetracion no sexual, una vez que desaparece el criterio anatomico. No decia Freud que todo nuestro cuerpo era una gran zona erogena? No habia demostrado que detras de algunos gestos anodinos se escondian contenidos y acciones sexuales?
El juez penal ha tenido que improvisar y convertirse en psicologo, incluso en sexologo para decidir si en algunas agresiones habia caracter sexual o no. El mismo acto puede ser calificado como violacion o agresion sexual segun el significado que el acusado le atribuya.
Imaginemos que un fetichista se tira a mis pies, mientras que yo estoy tranquilamente tomando un cafe en una terraza y me arranca una de mis botas con una mirada lubrica. Se escapa despues con mi bota y la usa para disfrutes indebidos! Hay que considerar este acto como un simple robo o como una agresion sexual? Es muy poco probable que los jueces de hoy en dia acepten la segunda hipotesis. Estos gozadores insolitos no son considerados como agresores sexuales. La distincion entre sexual y no sexual conduce a la distincion entre lo normal y lo patologico. Todo depende de una moralidad sexual implicita y arbitraria, es el juez el que tiene que determinar si un acto es sexual o no, y lo hace en funcion de unos modelos standards mas o menos comunes y no con el estudio de un trabajo psicologico profundizado.
Cierto es, que tener en cuenta todos los comportamientos con connotacion sexual, para castigarlos y protegernos, con el fin de mostrarnos verdaderamente respectuosos con todas las sexualidades, es una amenaza que transformaria la vida social en un infierno!
Por ejemplo, los padres de las bulimicas, conscientes de que su niña goza eroticamente con los dulces, podrian acusar de exhibicionismo a una persona que come impunemente una tableta de chocolate en publico. Realmente es lo que deberiamos hacer si queremos defender un concepto pluralista e igualitario de "sexual". Parece por lo tanto que solo tenemos opcion entre la hipocresia o lo ridiculo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario