martes, 10 de febrero de 2009

TE DEJA


EL te abandona, pero aún le quieres, te fuerzas a olvidarle. Tú eres muchisimo más fuerte, estás por encima de todo eso. Tienes tantas cosas positivas,pero eso no impide que de vez en cuando las lágrimas recorran tus mejillas si ves algo que te recuerde a él. Y quitas todas las fotos y escondes sus discos y rompes sus regalos. Y eso no te hace sentir mejor. Cuando decides no volver a verle, le echas tanto de menos... y cuando habláis, no puedes más que enfadarte, echar cosas en cara, gritar al mundo que pare de girar porque estás triste.
Buscas fuera alguien que te llene ese vacío, buscas dentro algo con lo que vaciarte de sentimientos... pero no puedes olvidarle. Sales y lloras y ríes y bailas y juegas a mirar y estudias y duermes y te desesperas. Y no consigues olvidar.
Quizá porque lo primero que debes recordar no es cómo te quería sino como te hizo sentir, que también había cosas que le hicieron enamorarse de ti, que puede que ya no le quisieras a él sino a lo que un día fue o a lo que tu imaginación quería que fuese. Que el amor empieza en uno mismo, que tenemos mucho cariño que dar. Que nunca se es un “nosotros”, sino primero un “yo que te quiere”. Que el mundo no se puede perder ni una sola de tus sonrisas por culpa de alguien que ya no llorará por ti. --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
- Y entonces ella pensaba que encontrando a alguien más alto, más inteligente y más maravilloso le olvidaría.
- ¿Y qué ocurrió entonces?
- Pues que buscaba y buscaba, y mientras mucha gente que le decía "no busques tanto, ya aparecerá", pero ella sabía que para encontrarle tenía que estar atenta a todo aquél que se cruzara con sus ojos.
- ¿Pero sabía bien lo que buscaba?
- En realidad, buscaba a su antiguo amor en otro cuerpo, en otras manos, en otros labios.
- ¿Y le encontró?
- Creo que no, decidió entonces que quizá antes debería olvidarle, y luego dejarse enamorar por otra sonrisa.
- ¿Y ya le has olvidado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario